Obtendrás como resultado un vídeo que recopila los momentos más memorables del día de tu boda.

Dispongo de un equipo de cámaras cualificados que se organizan según las celebraciones que son contratadas. Es habitual que coincidan más de una boda en un mismo fin de semana por lo que nos distribuimos en distintas celebraciones simultáneas. Todos seguimos las misma pautas de trabajo consiguiendo que el resultado de la grabación sea similar. Gracias a nuestra formación y al material utilizado el resultado será un vídeo de alta calidad.

Lo habitual es contar con el servicio de una sola cámara. Con este servicio abarcará el evento desde un solo un solo foco, un trabajo ágil y discreto que le permitirá disfrutar sin artificios del día de su boda. La comodidad de una sola cámara tiene como contrapartida que no pueda abarcar determinados momentos al completo. Cubrirá los momentos más relevantes de la celebración pero tendrá que prescindir de algunos detalles que no pueden ser captados por un sólo cámara. Para un vídeo más detallado ofrecemos la posibilidad de una doble cámara.

La doble cámara consiste en dos cámaras organizados en distintas ubicaciones de modo que recogerán más perspectivas del mismo evento, así como los detalles y reacciones más relevantes de la boda. Debido a esto se generará por lo tanto más material que se conjugarán para dar un acabado más completo y atractivo al vídeo de boda.

Tanto el servicio básico como la doble cámara trabajan con cámaras de mano y soportes móviles. Prescindimos de maquinaria como travelings o grúas, que implican una innecesaria ocupación de espacio y una dinámica forzada el día de su boda. Buscamos que sean lo más naturales posibles y que nuestro trabajo sea captar todos esos momentos que quedarán para la posteridad.

Lo más importante para nosotros es que disfruten al máximo de su boda, aspirando al mejor resultado sin sacrificar éste día.